Cogersa premia la concienciación escolar de los residuos electrónicos (RAEE)

En las próximas décadas, el cambio climático será el mayor desafío que tendrá que enfrentar la humanidad. El 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, Naciones Unidas focaliza su mensaje en la necesidad de restaurar y cuidar de nuestros entornos naturales y recuerda la urgencia de proteger a nuestro planeta, proteger la biodiversidad local y trabajar en el desarrollo constante de soluciones innovadoras que contribuyan a paliar el deterioro de nuestros ecosistemas.

Uno de los principales objetivos de El Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (COGERSA) es gestionar los residuos domésticos, comerciales e industriales producidos en el Principado de Asturias de forma sostenible y eficiente, fomentando la corresponsabilidad de toda la sociedad en el avance hacia la economía circular. Es decir, reducir, reutilizar, reciclar y recuperar.

Para fomentar esta práctica que todos y todas debemos realizar como hábito en nuestros hogares y empresas para tener un medio ambiente más limpio, COGERSA, apuesta, desde hace ya dos décadas, por la educación y la sensibilización ambiental como eje clave para avanzar hacia la economía circular. El consorcio  desarrolla estas actividades en el marco de su Programa de Educación y Sensibilización Ambiental- SENDA CIRCULAR que incluye acciones y campañas integradoras de reducción, reutilización y reciclaje para implicar a toda la comunidad.

Una pata muy importante dentro de este marco es el programa de Escuelas por la Circularidad (REC). Un espacio de educación ambiental destinado a los centros educativos asturianos cuyo objetivo es fomentar la economía circular. Este curso 2023-24 está enfocado a la concienciación y gestión sostenible de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. (RAEE) en el centro educativo y su entorno. Se han presentado a concurso 25 proyectos de E-conomía circular en los que han participado 4727 estudiantes de 23 centros educativos de la Red de Escuelas por la Circularidad.

Para evaluar las campañas presentadas se han tenido en cuenta criterios como: El lema y el mensaje trasmitido, los medios utilizados para difundir el mensaje: carteles, gráficos, audiovisuales, folletos, presentaciones, cortos, charlas, conferencias, el número de acciones realizadas y el alcance de estas, la participación de toda la comunidad educativa, la originalidad y creatividad y la calidad de las memorias.

Los centros premiados han sido:

Educación infantil: Dame una oportunidad. CP Moreda de Aller

Campaña de comunicación para toda la comunidad educativa con las siguientes acciones: Investigación y análisis del impacto de los RAEE. Encuesta a las familias. Organización de la recogida. Grabación de podcast en la radio escolar y de un vídeo con lemas sobre la economía circular de los RAEES. Comunicación a toda la comunidad educativa y vecinos del concejo a través de redes sociales y pegada de carteles en comercios locales.

Educación Primaria: RRReconecta. CRA Eugenia Astur-La Espina de Salas

Proyecto de sensibilización sobre el consumo responsable de tecnología, la reutilización de dispositivos electrónicos, revitalizar la cultura local a través de la música y fomentar la
sostenibilidad ambiental y la solidaridad. Incluye la realización de podcast, la organización de un cambalache, recogida de móviles en colaboración con la Fundación Llamada Solidaria y la grabación de un cortometraje.

Accésit: El círculo prefecto de tercero, REConócelos, tRAEElos y ¡RRReacciona! CampaBoselectric. CP El Bosquín de San Martín del Rey Aurelio

Por la campaña de aprendizaje-Servicio en colaboración con el IES Virgen de Covadonga del Entrego sobre recogida de teléfonos móviles y pilas “Responde a la llamada de la selva”. El
alumnado de los diferentes ciclos formativos participa diseñando carteles, charlas en el IES, encuesta a las familias, organización de la recogida en el centro y grabación de un vídeo.

 Accésit: Una llamada al pasado para conocer nuestro futuro. CP Padre Galo de Valdés

Proyecto de investigación sobre la evolución en el uso de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) y sus problemas ambientales, en colaboración con los vecinos del concejo. Incluye actividades en el aula, creación de una exposición con materiales reciclados, habilitación de un punto de recogida de RAEE y acciones de difusión como carteles y un vídeo grabado por el alumnado.

Educación Secundaria: Electrónicos sin fronteras: desconecta, recicla, transforma. IES Ramón Areces de Grado

Campaña del fomento del reciclaje de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), a través de presentaciones, carteles informativos, videos y juegos de mesa diseñados para enseñar y fomentar la separación adecuada de residuos.

Bachillerato y otros ciclos formativos: TODO BUEN INDIVIDUO Debe reciclar sus e-residuos. IES Doctor Fleming de Oviedo.

Proyecto para promover la recogida de RAEE dirigido a los vecinos del concejo. Incluye el diseño de materiales: cartelería, caja de recogida de RAEE para el mercado del Fontán, grabación de un video informativo, coloquio con responsables de Cogersa, y difusión en prensa, redes sociales, página web y el blog del IES.

Educación Especial: Más que madera. CAI Don Orione de Llanes

Creación de una biblioteca itinerante utilizando residuos electrónicos con el objetivo de concienciar sobre la gestión de RAEE y se fomenta la economía circular, promoviendo la lectura y aprendizaje activo. Cogersa quiere agradecer a todos los centros de la REC por la calidad de las campañas presentadas a concurso, así como animarlos a seguir implicándose en las actividades propuestas.

Los siete centros premiados han sido objeto de un reportaje en el suplemento «La Pizarra», que edita el diario la Nueva España, y que fue publicado el pasado 11 de junio (ver publicación)

Algunos de los centros participantes han agradecido la labor desarrollada por el consorcio. Es el caso de profesora Ana González, coordinadora del proyecto en el Instituto de Educación Secundaria (IES) Ramón Areces de Grado. «Agradecemos mucho este premio. Este proyecto promueve la recogida de RAEE además de muchas otras actividades dentro del marco de la economía circular, como campañas de difusión e información mediante la elaboración de carteles y presentaciones por parte del propio alumnado.” Gratitud que amplió a toda la comunidad educativa: familias, profesorado y personal del centro educativo. “Este concurso ha sido una oportunidad maravillosa para demostrar el valor de nuestras ideas y el impacto positivo en nuestra comunidad y más allá”.

Para Patricia Cancio, docente en el Colegio Público El Bosquín; El Entrego (San Martín del Rey Aurelio), los objetivos iniciales del proyecto están cumplidos. “El uso de los contenedores y la recogida en el colegio, tanto de pilas, como móviles (campaña en colaboración con el IES), ha sido todo un éxito”. Además, también ha mencionado que desde el centro “intentamos también incentivar el uso de los puntos limpios por parte de las familias en la localidad, y parece que va llegando la información. Según las encuestas, ha sido satisfactorio”. “El alumnado de tercero se ha implicado gratamente. Hacer el vídeo les ha resultado una tarea muy divertida y han resumido en él, todo lo aprendido”, según sus palabras.

Otro centro educativo que no ha querido pasar por alto su valoración de la iniciativa es el Colegio Rural Agrupado, CRA Eugenia Astur La Espina (salas). Su directora, Montserrat Fernández, ha comentado que el proyecto, ha potenciado el trabajo cooperativo tanto entre el equipo docente como entre el grupo de alumnos y alumnas. “Hemos conectado con nuestras raíces de un forma creativa y cooperativa, escuchando y revitalizando canciones y romances que albergan nuestra memoria colectiva. Las tía abuelas, los vecinos, los abuelos y abuelas nos han llevado a pensar en un mundo más allá del Tiktok….teniendo panderos, ¿¡quién quiere Instagram?!”.

Según su experiencia, la Senda circular ha potenciado un aprendizaje basado en la resolución de problemas y conflictos: la recuperación de nuestro folclore, de un tiempo de ocio desligado del consumo y centrado en las relaciones intergeneracionales, la necesidad de pensar en los demás y ayudar sin recibir nada a cambio, de analizar el mundo en el que vivimos y tratar de mejorarlo con acciones cotidianas. Por pequeñas que puedan parecer, tienen una repercusión a nivel global.

A lo que ha añadido que: “con nuestro cambalache, hemos evitado generar residuos de aparatos eléctricos y electrónicos; si todavía funcionan, ¿por qué tirarlos? El 26 de enero, fue un día significativo para reflexionar sobre nuestros hábitos de consumo. No somos más modernos por cambiar nuestros AEE cada vez que el mercado lance un nuevo modelo. Aprendimos a no tirar nada hasta que no se agote su vida útil”.

El Colegio Público de Moreda (Aller) también ha valorado este proyecto de forma muy positiva. “Ha sido un gran trabajo en equipo de toda la comunidad educativa, desde todo el alumnado del centro, las familias y personas de la localidad. No solo han aportado aparatos eléctricos y electrónicos estropeados y sin posibilidad de arreglo, sino que han contribuido a la difusión de nuestro proyecto, colocando carteles, que había hecho el alumnado, en sus establecimientos comerciales, según palabras de la docente María José Fernández.

También ha comentado que “lo más importante del proyecto es que no es cerrado, ha sido el inicio de un cambio de hábito respecto a este tipo de residuos que esperamos que se afiance y extienda mucho más».

 

IES GRADO 4

Valora
[Total: 0 Media: 0]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.