Visita a experiencias de éxito de compostaje comunitario en Palencia y Valladolid

Cogersa está inmersa en el trabajo de poner en marcha este año tres proyectos de compostaje comunitario en Cabrales, Cabranes y Tapia de Casariego, en colaboración con los respectivos ayuntamientos. En este contexto, el consorcio organizó una visita a dos experiencias de éxito que se están llevando a cabo en la comunidad vecina de Castilla y León; en concreto en los municipios de Tudela de Duero (Valladolid) y Magaz de Pisuerga (Palencia).

Una veinte de personas, entre vecinos, alcaldes y representantes municipales, acompañados por técnicos de Cogersa y por la propia gerente, Paz Orviz, pudo conocer de primera mano el funcionamiento, para extraer aprendizajes aplicables a lograr el éxito de esta fórmula de autogestión de biorresiduos también en nuestra región. No en vano, el consorcio apuesta por el compostaje comunitario como una forma de impulsar el reciclaje y de facilitar a los concejos rurales el cumplimiento de la obligación legal de recoger separadamente materia orgánica desde el pasado 1 de enero.

Se trata de un modelo de gestión descentralizada de la fracción orgánica de residuos municipales que está especialmente indicado para zonas rurales o con menor densidad de población, y que se hallen alejadas de las plantas de tratamiento industrial. Magaz de Pisuerga, con unos 1.000 habitantes, tiene dos áreas de compostaje comunitario; y Tudela de Duero, con unos 8.500 vecinos, está construyendo ya su segunda instalación.

En palabras Paz Orviz, los ayuntamientos «ya lo ven no solo como una herramienta de educación medioambiental o de compromiso con la ciudadanía, sino como una forma de cumplir una obligación legal e incluso de ahorrar costes en el servicio de basuras, dado que todo lo que se composta in situ, no entra en la factura del consorcio y por lo tanto, no va en la tasa que pagan los vecinos».

La gerente también destaca que para poner en marcha este programa se han recibido ayudas del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia orientas a impulsar la valorización de los biorresiduos. «Gracias a estos fondos MRR, vemos una oportunidad de ofrecer a los ayuntamientos, de una manera totalmente gratuita, la implantación de estas áreas de compostaje comunitario comenzando por un proyecto piloto que vamos a desarrollar en tres municipios que han prestado especial interés”, comenta.

Foto de familia de los representantes asturianos y de Castilla y León

El viaje ha servido para comprobar, hablando cara a cara con vecinos y concejales de cada pueblo, las claves del éxito de una gestión en equipo, disciplinada y controlada por los técnicos de los respectivos ayuntamientos, pero que da lugar a muchos momentos satisfactorios de convivencia entre vecinos; como cuando se logran extraer las primeras cantidades del codiciado fertilizante, el compost, y se procede al reparto. Así lo explicó por ejemplo, Mauro Román, participante que coincidió con la visita asturiana cuando llegaba a dejar los restos orgánicos de alimentos y plantas de su casa: “Está fenomenal, esto que iba a ir a la basura lo aprovechamos aquí para producir material y luego me lo llevo para mis macetas”.

Para otra vecina, Remedios Lara, el principal beneficio es «sentirse bien colaborando con el cuidado del medio ambiente», una satisfacción que ella ubica en el plano de la conciencia ambiental y del compromiso cívico de cada uno. Aunque en su dilatado argumentario también hay razones más tangibles: “Se nota en la basura. Antes la bolsa negra iba muy llena todos los días, ahora ya no; y si se hace bien, no da olores». «Además, estamos satisfechos de ser un pueblo de residuos cero, ¡residuos cero!”, comenta con elocuencia a los viajeros de Asturias.

Uno de los alcaldes que participó en el recorrido, José Sánchez Díaz, primer edil de Cabrales, subraya que se han sumado al proyecto de compostaje comunitario por tres motivos: “económico, para bajar el gasto en la gestión de residuos; medioambiental, para gestionar mejor esos residuos y reciclar en un territorio de Parque Nacional, con muchos compromiso ecológico; y, sobre todo, por un motivo social, para que la gente se vuelva a unir en comunidad y apueste por un proyecto local que importe a todos».

Para Gerardo Fabián Fernández, alcalde Cabranes, el primer objetivo es lograr una sensibilización en materia de recogida de residuos, «que el personal participante -asociaciones, colectivos y familias- vea que el reto de la recogida selectiva está aquí y que necesitamos separar en origen y compostar para no generar tantos residuos y para no tener que costear tanto transporte y tratamiento, lo que hace que año tras años se incrementen las tasas”.

Sobre el programa de compostaje comunitario que Cogersa ofrece a los ayuntamientos. 

Cogersa tiene en marcha dos líneas de trabajo para el desarrollo del compostaje comunitario en el Principado de Asturias. Por un lado, está la construcción y puesta en servicios de tres proyectos piloto en los tres municipios mencionados. Esta experiencia permitirá poder analizar los resultados y llegar a definir modelos adaptados a la realidad asturiana. Las plantas piloto se realizarán en ubicaciones donde no se disponen de servicio de recogida selectiva de la fracción orgánica a través del quinto contenedor.

A medio plazo, la previsión de Cogersa es llegar a construir y poner en marcha en toda la geografía regional unas 25 experiencias de compostaje comunitario, con un horizonte de ejecución hasta el año 2026. La financiación de las mismas correrá a cargo del consorcio y contará también con fondos Next Generation del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia.

Para el desarrollo del plan, el consorcio ha lanzado una invitación a todos los ayuntamientos asturianos, a través de una carta por correo electrónico de la gerente, donde se anima a quienes deseen contar en su municipio con una o varias áreas de compostaje comunitario a manifestar su interés a través de la cumplimentación de un formulario.

Más información

Con la alcaldesa de Magaz, Patricia Pérez, quien acompañó la visita.

El Consorcio proporciona a los ayuntamientos los recursos materiales y humanos necesarios para arrancar el compostaje comunitario, desde los módulos donde se realiza la aportación de residuos y el compostaje, a la construcción -mediante una sencilla obra- del área de compostaje, en un terreno de titularidad municipal. También se incluye en el programa el seguimiento y coordinación de todos los trámites, el correcto proceso del compostaje, la vigilancia de la buena conservación y el buen uso de la instalación, e incluso la realización de varias sesiones de formación. Además se hace entrega de un cubo de color marrón de 10 litros de capacidad a cada vivienda participante.

Valora
[Total: 0 Media: 0]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.