Red Escuelas por el Reciclaje

Dos nuevos centros se suman a la distinción de RRR de COGERSA. Este curso, los merecedores de este reconocimiento han sido el CP Elena Sánchez Tamargo de Laviana y el IES de Luces de Colunga. Ambos son ejemplo del compromiso de toda la comunidad escolar en los valores y buenas prácticas de reducción, reutilización y reciclaje de residuos.

Algo que queda patente en sus programas de sensibilización ambiental, como el del CP Elena Sánchez Tamargo, que bajo el título ‘Hazlo verde’, ha convertido a toda la comunidad educativa en auténticos expertos en reducción, reutilización y reciclaje. En el centro apuestan por relacionar los hábitos saludables con la reducción de desperdicios alimentarios. Lo hacen a través de su participación en distintos programas, como el de fruta, el de Coomida o en la Escuela de Chefs de Alimerka. También colaboran con la Fundación Banco de Alimentos de Asturias e implican cada vez más a las familias que participan en el programa Familias con clase con la elaboración de recetas con sobras. También el compostaje se ha convertido en una función más dentro de sus quehaceres, aprovechando el compost en su huerto escolar.

La reutilización es otro aspecto muy presente en el día a día. En colaboración con el AMPA realizan el intercambio de libros, también participan en mercadillos de trueque y elaboran todo tipo de decoraciones para las celebraciones en el centro.

Protagonista en el centro es igualmente el reciclaje. Aquí se separa papel y cartón, envases ligeros, vidrio, pilas, tóner y otros materiales específicos para aprovechar en actividades como tapones y telas. No dejan de lado tampoco su carácter solidario, participando en campañas como la de ‘Movilízate por la selva’ para el reciclaje de teléfonos móviles o campañas de recogida ropa a través de diversas ONGs.

El centro, que forma parte de la RER desde 2007, ha participado activamente en las diferentes propuestas año, tras año: Familias con clase, Semana Europea de la Prevención de Residuos y concursos de relatos, microcortos y flashmob, entre otros.

En 2007 también entró a formar parte de la Red de Escuelas por el Reciclaje el IES de Luces, un centro en el que se imparten ciclos formativos de Gestión Forestal y del Medio Natural, de Jardinería y Floristería y de Producción Agroecológica, que integran programas con objetivos de sensibilizar sobre los problemas medioambientales, desarrollando acciones que mejoran el entorno, promoviendo la reducción en el consumo de recursos y la gestión sostenible de residuos. El centro destaca por su compromiso con la salud y el medio ambiente, reconocido por el Ministerio de Educación con el sello de Vida saludable y por el COPAE con el sello de Agricultura Ecológica.

Su compromiso ambiental queda patente por ejemplo en el Aula medioambiental y las visitas al eco-huerto en las jornadas de puertas abiertas, diseñadas y atendidas por el propio alumnado.

Ellos se esfuerzan cada día por llevar a cabo todo tipo de actividades, como las campañas de ahorro energético, el descenso del Sella en canoa recuperando residuos, la creación de la acreditación agente ecológico, el proyecto Reciclando ciencia o la campaña de sensibilización ‘Re-Luces como el oro’. Los huertos verticales reciclados o su trabajo en el compostaje, entre otras, son propuestas que hacen del IES de Luces un centro RRR.

Red Escuelas por el Reciclaje

El CRA Alto Nalón es el claro ejemplo de cómo en las zonas rurales se puede trabajar, y mucho, en la reducción, reutilización, reciclaje y sensibilización ambiental. Estos son precisamente los objetivos de una de las líneas de su proyecto educativo. Aquí el cuidado del entorno es primordial y en ello trabajan desde hace años a través de su participación en la Red de Escuelas por el Reciclaje.

Y todo ello con un objetivo general: la implicación de toda la comunidad educativa. Ya sea a través del compostaje comunitario, la limpieza del río o las familias con clase. Todos participan directamente en las actividades.

Su experiencia Triple Erre comenzó en el curso 2011-2012 cuando se adhirieron a la Red de Escuelas por el Reciclaje. Empezaron entonces con una intensa tarea de reciclaje y reutilización. Y así, partiendo de que una de las líneas que guían su Proyecto Educativo se refiere al cuidado del entorno, el respeto al Medio Ambiente y la preocupación por legarlo a futuras generaciones en las mejores condiciones, promueven, desde hace muchos años, actividades que fomentan ese respeto.

Dentro de esas actividades destacan algunas como la organización y participación en jornadas como el Día del Árbol, del Medio Ambiente o del Agua, o en el Programa Aeropuertos Verdes, el programa educativo de la fundación AENA que tiene como objetivo sensibilizar a los alumnos sobre la importancia del transporte aéreo en la actualidad y del esfuerzo realizado en las instalaciones aeroportuarias para minimizar el impacto de sus actividades.

En el CRA Alto Nalón también son frecuentes los proyectos de sostenibilidad y reciclaje, los talleres con materiales reciclados, las ecoaditorías, las visitas a espacios protegidos o las colaboraciones con la Fundación Oso.

Su alto nivel de participación se ve en cada una de sus convocatorias. Las limpiezas voluntarias consiguen implicar a la totalidad del alumnado y profesorado y a gran parte de las familias. También en el compostaje comunitario son varias las familias que colaboran aportando los residuos orgánicos de sus casas a la compostadora. Y con el apoyo de todos se mantienen los dos huertos escolares ubicados en las escuelas del Condao y Villoria, que se nutren con el abono que obtienen a través de la compostadora, a la que también van a parar, entro otros, los restos de frutas cada vez más consumidos por el alumnado gracias a su participación en el Plan de Consumo de Fruta, cuyo objetivo es contribuir a la mejora de los hábitos alimenticios y a una nutrición saludable del alumnado.

El CRA Alto Nalón es ejemplo también de sus labores de reducción. Las familias del alumnado de Infantil, 1º y 2º se organizan en cooperativas para la compra de material. De esta forma, se reducen los gastos y se ajustan las compras a las necesidades que se vayan presentando a lo largo del curso. También sus fiestas suponen un gasto mínimo para las familias, pues intentan aprovechar cada año los decorados, juegos o disfraces, que elaboran en su mayoría con materiales reutilizados para sus celebraciones de Antroxu.

Y no menos importantes son sus tareas de reducción. Las familias se organizan en cooperativas para la compra de materiales, el uso de fiambreras está más que establecido y los envoltorios de plástico y aluminio ya han pasado a la historia en sus pequeñas escuelas.

CompostajeNoticias

En Asturias hay ya cerca de 10.500 hogares que practican la autogestión de los residuos de la huerta y la cocina y en 2018, Cogersa quiere llegar al menos a otros mil. Las familias interesadas en inscribirse en la campaña de compostaje doméstico tienen de plazo hasta el próximo 28 de febrero para inscribirse en su Ayuntamiento.

La inscripción está abierta en 56 consistorios: Aller, Avilés, Boal, Cabranes, Candamo, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, Carreño, Caso, Castrillón, Castropol, Coaña, Colunga, Corvera de Asturias, Cudillero, El Franco, Gijón, Gozón, Grado, Ibias, Illas, Langreo, Laviana, Lena, Llanera, Llanes, Mieres, Morcín, Muros del Nalón, Navia, Noreña, Oviedo, Parres, Piloña, Ponga, Pravia, Proaza, Quirós, Ribadesella, Ribera de Arriba, Riosa, Salas, San Martín de Oscos, San Martín del Rey Aurelio, Santo Adriano, Siero, Sobrescobio, Somiedo, Soto del Barco, Tapia de Casariego, Tineo, Valdés, Vegadeo, Villanueva de Oscos, Villaviciosa y Villayón.

El principal requisito es disponer de una vivienda con zona verde donde sea posible instalar el contenedor especial (la compostadora). Luego hay que comprometerse a separar los restos de alimentos (sobre todo verduras, frutas…), podas y siegas y a seguir los trucos y recomendaciones que te darán desde el equipo de Educación Ambiental para que todo salga perfecto.

Además de entregar una compostadora en cada domicilio participante, Cogersa imparte una amplia labor de formación que comienza en marzo con una sesión en cada concejo en la que los técnicos de educación ambiental explican a los/as vecinos/as qué residuos orgánicos se pueden dedicar a este proceso (fundamentalmente restos de alimentos no cocinados, podas y siegas), en qué cantidades se debe hacer la mezcla, cómo voltearlos para que entre el oxígeno y cómo controlar la humedad, etc.

En octubre se imparte un segundo curso presencial dedicado a evaluar resultados y a poner en marcha técnicas de mejora.

A lo largo de diez meses, Cogersa ofrece a los participantes un asesoramiento telemático, de forma que las dudas y posibles problemas se resuelven a través del teléfono o del correo electrónico.

Y si tienes dudas, te dejamos vídeos de las mejores experiencias del año pasado en nuestro canal de Youtube para que veas todo lo que da de sí animarse a compostar: entretenimiento, cuidado del medio ambiente, trabajo en equipo, aprendizaje sobre la huerta…

Más información en el 900 14 14 14 en horario de mañana y en la web de Cogersa

Más campañas

COGERSA continúa con su política de puertas abiertas, descubriendo a quienes visitan las instalaciones centrales del consorcio en Serín, acompañados por el equipo de Educación Ambiental, todo un mundo en torno al reciclaje y al cuidado del medio ambiente.

La nueva programación de visitas para grupos incluye la opción de completar la actividad con un taller de reciclaje creativo, de compostaje o de consumo responsable. Es el colofón de una opción de recorrido por el Centro de Tratamiento de Residuos de Asturias y el aula museo del Reciclaje que el consorcio ofrece a conjuntos de compañeros de trabajos, amigos o asociaciones que superen la cifra de 40 personas y que se inscriban a través de la web (aquí)

El taller de reciclaje textil (ver programa) nos mueve a reflexionar sobre el desmedido consumo actual de ropa y a conocer alternativas más respetuosas con el entorno (compra responsable, reparación, reutilización y reciclaje). Bajo el título ‘Entretelas’, los asistentes descubrirán dónde se fabrica la ropa que usamos y el impacto ambiental asociado, sobre todo en países en vías de desarrollo. También podrán darle otra vida a algunas prendas, transformando viejas camisetas en bolsas o diseñando envoltorios reutilizables para la merienda de los más pequeños.

Otra propuesta para pasar una buena tarde es el taller de compra ‘Triple Erre’. En él los asistentes analizarán las características de distintos productos de consumo, reflexionarán sobre las consecuencias ambientales de su uso y buscarán alternativas más respetuosas con el entorno.

“El peso justo”, “Hazte un furosiki”, “Comer sin desperdicios”, y el “Ecocarrito”, son algunas de las dinámicas que les permitirán trabajar los contenidos del taller de una forma lúdica y participativa.

Y otro taller atractivo y entretenido es el del compostaje doméstico, con el que los visitantes aprenderán a reciclar sus residuos orgánicos y a mejorar sus cultivos con el abono obtenido en este proceso.

Descubrirán los secretos para hacer un buen compost y qué residuos se pueden compostar y conocerán técnicas para aplicar el compost con éxito en los huertos o jardines. Durante el taller realizarán una maceta reciclada, repicarán una plantita y fabricarán una bomba de semillas.

Estas actividades van destinadas a ONGs, asociaciones, Ayuntamientos, sindicatos, empresas…, e incluyen la visita al Centro de Interpretación de los Residuos. Además, COGERSA proporciona el transporte gratuito de ida y vuelta en autobús para grupos de más de 40 personas.

Todos los interesados en participar en cualquiera de los talleres pueden realizar sus reservas a través de COGERSA y en el número de teléfono: 900 14 14 14.