Más campañas

Con el fin de este mes de marzo llega a su fin la campaña para instaurar el quinto contenedor, el marrón para la orgánica, en Candás, que arrancó el pasado mes de septiembre. Con un sistema de recogida puerta a puerta dos días a la semana, durante los cuales no hay recogida de cubo negro (la fracción resto), la capital carreñana está reciclando unas 34 toneladas al mes (unos 8.500 kilos a la semana) de biorresiduos. Para ello ha conseguido la colaboración de un 62% de la población y de 84 grandes productores de la villa. Los inicios los contábamos aquí.

Unas 2.123 familias y 84 grandes productores (restaurantes, supermercados y entidades con comedores colectivos)  han tomado parte en esta campaña que ha precisado de 450 cubos en la calle para la recogida selectiva los martes y viernes, días en los que se ha suprimido la recogida de la bolsa negra, como ocurre en otras ciudades europeas. Este sistema de ‘puerta a puerta’ ha sido apoyado con la instalación de 33 contenedores con llave repartidos por zonas estratégicas de la villa para facilitar la implicación en esta recogida, llevada a cabo por Cogersa, concesionaria del servicio.

Los biorresiduos recogidos son enviados a la planta de biometanización de Serín del Consorcio para su valorización, bien en compost, bien en biogás para la producción de energía eléctrica.

Sensibilización y educación

Esta campaña ha requerido un gran esfuerzo por todas las partes de sensibilización y educación ambiental, aunque en un principio adaptarse a los cambios pudiera haber causado alguna reticencia, por ejemplo por eliminar dos días a la semana la recogida de la fracción resto.

Los cubos de orgánica entregados a las personas inscritas

Cogersa ha pretendido acercar a la ciudadanía la selección en origen de los biorresiduos y para ello se han llevado a cabo diferentes sesiones formativas, junto con talleres, como de reciclaje creativo, consumo responsable o jardín vertical entre otros. La compañía de teatro Higiénico Papel también contribuyó a esta sensibilización. Junto a ellos se pusieron en marcha patrullas informativas que recorrieron las calles de la villa los martes y viernes para ayudar y animar a la vecindad con el cambio al nuevo modelo.

Del mismo modo se llevaron a cabo diferentes reuniones de formación y seguimiento con los grandes productores, entre los que también se incluyen colegios y geriátricos. A todos ellos Cogersa les ha proporcionado cubos de diferentes tamaños y morfologías para facilitar la separación en el espacio disponible. También se habilitaron puntos de atención ciudadana, donde se hacía entrega de los cubos domésticos y las llaves para los contenedores, además de proporcionar la información necesaria sobre qué se puede depositar en ellos, fundamentalmente restos de cocina, tanto cocinados como no cocinados.

Fase de refuerzo

El pasado 5 de febrero se comenzó con la fase de refuerzo. En ella los monitores de Cogersa han vuelto a visitar uno por uno a todos los productores singulares de la villa para conocer de primera mano las dificultades que presenta para su funcionamiento diario la separación de restos orgánicos y su aportación al servicio de recogida, dentro de los horarios establecidos. Toda esta información es muy útil a la hora de buscar soluciones conjuntas que ya se están implementando.

Al igual que en la anterior fase, volvieron también los puntos de atención ciudadana. En esta ocasión eran el lugar donde acudir para participar en diferentes concursos y sorteos de chapas y paraguas de material reciclado. Como cierre a la campaña, desde el día 18 de marzo se llevó a cabo la ‘Semana de la orgánica’. Los escolares de los colegios candasinos fueron proclamados ‘Embajadores del reciclaje’, recorriendo las calles de Candás para animar a seguir separando en origen y así contribuir a una gestión más sostenible de recursos y energía.

Con esta iniciativa, que comenzó prácticamente a la vez que en Grao, se pretendía demostrar que este tipo de recogida no implica una subida de impuestos ni un mayor coste, ya que se utilizan los mismos recursos existentes que para la bolsa negra. De hecho los ayuntamientos que implementan la recogida orgánica no pagan por ella, ya que Cogersa, por un acuerdo de gobierno de 2013, no cobra por estos residuos que son reutilizados y valorizados como compost y como energía.

El próximo 1 de abril el concejo de Oviedo comenzará con la recogida de orgánica tanto en la ciudad como en la zona rural, con lo que serán once los municipios asturianos que cuentan con el quinto contenedor.

Compostaje

Llega el otoño y las familias que este año se sumaron por primera vez al compostaje doméstico de la mano de Cogersa comienzan  a extraer las primeras paladas del fertilizante que llevan meses gestionando con los restos orgánicos de la huerta y de la cocina. Es un momento satisfactorio que desde el consorcio quieren compartir y aprovechar además para recompensar a quienes hayan obtenido los mejores resultados. Para todo ello se convoca el concurso `Hago buen compost´.

El plazo de inscripción en el concurso está abierto entre el 10 de septiembre y el 24 de octubre de 2018 y se rige por unas bases publicadas en la web del consorcio (aquí). Las candidaturas deben presentarse rellenando este formulario. 

El compost puede ser regular, bueno o extrabueno y los criterios para determinarlo los marca nada menos que un real decreto (el Real Decreto 506/2013, de 28 de junio, sobre productos fertilizantes). En él se basan los técnicos que componen el jurado para comparar los resultados de los análisis de las muestras que lleva a cabo un laboratorio especializado. Son muestras que recogen en visitas a las propias viviendas de los finalistas.

Pero además Cogersa maneja otro criterio para escoger a los mejores compostadores de Asturias: su capacidad para compartir su conocimiento y su implicación en el cuidado del medio ambiente. Para tratar de evaluar ambas cualidades se pide a las familias que elaboren una pequeña memoria en su candidatura y que además, publiquen un vídeo en las redes sociales donde cuenten los aspectos más curiosos e interesantes de sus vivencias en la campaña de compostaje doméstico de Cogersa. La lista de reproducción de los mejores reportajes puede verse en el canal de Youtube de Cogersa (aquí).

En 2017 los ganadores del concurso fueron los siguientes, todos ellos con un compost de máxima calidad (Clase A):

  • Primer premio: Gerrard Newrick, de Candamo, con una puntuación total de 30.5 y un compost de Clase A. Se lleva como premio un diploma y un fin de semana de turismo ecológico en Asturias para 2 personas con taller práctico de agricultura familiar ecológica.
  • Segundo premio: José Luis Álvarez Suárez, de Caso, puntuación total: 28.64; compost Clase A. Cogersa le entrega como galardón un diploma y una biotrituradora.
  • Tercer premio: Jesús Vicente González, de Nava, puntuación total: 27.36; compost Clase A. Obtiene como premio un diploma y un lote de libros especializados en agricultura familiar ecológica.

Este año han sido 1.341 las familias que han participado por primera vez en el compostaje doméstico a través de la campaña Cogersa. Con ellas, la cifra de domicilios implicados en la autogestión de biorresiduos de la huerta y la cocina desde 2009 supera ya los 11.000 en toda Asturias.

Compostaje

El jurado del concurso Hago Buen Compost tomó su decisión y falló ya en febrero que Gerrard Newrick, José Luis Álvarez y Jesús Vicente González, tres vecinos de Candamo, Caso y Nava, respectivamente, son los mejores compostadores de Asturias , es decir: los que mejor abono han obtenido (algo que se sabe tras evaluar las muestras obtenidas en sus casa en base a los criterios que establece la legislación vigente para productos fertilizantes, Real Decreto 506/2013 ) y lo que más se han implicado en difundir los valores de la prevención de residuos en su entorno.

Todos los ganadores obtuvieron, tras gestionar en sus compostadoras de la forma adecuada los restos orgánicos de la huerta y la cocina, un producto de máxima calidad, de Categoría A. El resumen de las valoraciones es el siguiente:

Primer premio: Gerrard Newrick, de Candamo, con una puntuación total de 30.5 y un compost de Clase A. Se lleva como premio un diploma y un fin de semana de turismo ecológico en Asturias para 2 personas con taller práctico de agricultura familiar ecológica.

Segundo premio: José Luis Álvarez Suárez, de Caso, puntuación total: 28.64; compost Clase A. Cogersa le entrega como galardón un diploma y una biotrituradora.

Tercer premio: Jesús Vicente González, de Nava, puntuación total: 27.36; compost Clase A. Obtiene como premio un diploma y un lote de libros especializados en agricultura familiar ecológica.

En la pasada edición del concurso llegaron a competir 75 familias de las más de mil inscritas en 2017 en el programa de compostaje doméstico de Cogersa. De ellas, 20 candidaturas superaron la fase inicial y recibieron en sus domicilios una visita del equipo técnico evaluador, durante la última semana de octubre de 2017. Se analizó cómo manejaban la compostadora (aireado, mezcla, humedad…) y se recogió una muestra del compost producido.

El concurso se convoca cada año dentro de la campaña de compostaje doméstico con el objetivo de fomentar la participación y el intercambio de experiencias entre los inscritos en la campaña de Cogersa; cohesionar la red de familias compostadoras y premiar a aquellas que mejor labor estén haciendo en el marco de la reducción de residuos orgánicos en general, y en el compostaje doméstico en particular.

Además, las familias finalistas tuvieron la opción de realizar y publicar en redes sociales un video promocional con una visión personal de su experiencia compostando durante la campaña y de los beneficios que dicha práctica supone a título individual y para el municipio. Estos documentos pueden verse aquí:

Los 17 finalistas recibirán también un diploma y el informe con los resultados de las analíticas realizadas a su muestra de compost.

Descargar las bases del Concurso Hago buen compost 2017

Ver vídeos de los finalistas 

Ver noticia de La Voz de Asturias

Red Escuelas por el Reciclaje

Dos nuevos centros se suman a la distinción de RRR de COGERSA. Este curso, los merecedores de este reconocimiento han sido el CP Elena Sánchez Tamargo de Laviana y el IES de Luces de Colunga. Ambos son ejemplo del compromiso de toda la comunidad escolar en los valores y buenas prácticas de reducción, reutilización y reciclaje de residuos.

Algo que queda patente en sus programas de sensibilización ambiental, como el del CP Elena Sánchez Tamargo, que bajo el título ‘Hazlo verde’, ha convertido a toda la comunidad educativa en auténticos expertos en reducción, reutilización y reciclaje. En el centro apuestan por relacionar los hábitos saludables con la reducción de desperdicios alimentarios. Lo hacen a través de su participación en distintos programas, como el de fruta, el de Coomida o en la Escuela de Chefs de Alimerka. También colaboran con la Fundación Banco de Alimentos de Asturias e implican cada vez más a las familias que participan en el programa Familias con clase con la elaboración de recetas con sobras. También el compostaje se ha convertido en una función más dentro de sus quehaceres, aprovechando el compost en su huerto escolar.

La reutilización es otro aspecto muy presente en el día a día. En colaboración con el AMPA realizan el intercambio de libros, también participan en mercadillos de trueque y elaboran todo tipo de decoraciones para las celebraciones en el centro.

Protagonista en el centro es igualmente el reciclaje. Aquí se separa papel y cartón, envases ligeros, vidrio, pilas, tóner y otros materiales específicos para aprovechar en actividades como tapones y telas. No dejan de lado tampoco su carácter solidario, participando en campañas como la de ‘Movilízate por la selva’ para el reciclaje de teléfonos móviles o campañas de recogida ropa a través de diversas ONGs.

El centro, que forma parte de la RER desde 2007, ha participado activamente en las diferentes propuestas año, tras año: Familias con clase, Semana Europea de la Prevención de Residuos y concursos de relatos, microcortos y flashmob, entre otros.

En 2007 también entró a formar parte de la Red de Escuelas por el Reciclaje el IES de Luces, un centro en el que se imparten ciclos formativos de Gestión Forestal y del Medio Natural, de Jardinería y Floristería y de Producción Agroecológica, que integran programas con objetivos de sensibilizar sobre los problemas medioambientales, desarrollando acciones que mejoran el entorno, promoviendo la reducción en el consumo de recursos y la gestión sostenible de residuos. El centro destaca por su compromiso con la salud y el medio ambiente, reconocido por el Ministerio de Educación con el sello de Vida saludable y por el COPAE con el sello de Agricultura Ecológica.

Su compromiso ambiental queda patente por ejemplo en el Aula medioambiental y las visitas al eco-huerto en las jornadas de puertas abiertas, diseñadas y atendidas por el propio alumnado.

Ellos se esfuerzan cada día por llevar a cabo todo tipo de actividades, como las campañas de ahorro energético, el descenso del Sella en canoa recuperando residuos, la creación de la acreditación agente ecológico, el proyecto Reciclando ciencia o la campaña de sensibilización ‘Re-Luces como el oro’. Los huertos verticales reciclados o su trabajo en el compostaje, entre otras, son propuestas que hacen del IES de Luces un centro RRR.