CompostajeNoticias

El consorcio de residuos de Asturias, Cogersa, y los Ayuntamientos llevan colaborando en la implantación de la autogestión domiciliaria de restos orgánicos de la huerta y la cocina desde 2009, lo que comúnmente se ha dado en llamar`compostaje doméstico´. Regalan a cada familia que lo solicita un contenedor especial para la descomposición de la mezcla (la compostadora), junto a un cubo marrón para separar los biorresiduos e incluso una especie de hierro con forma de hélice que sirve para remover lo que se va pudriendo en el interior del gran recipiente. Pero sobre todo regalan formación, asesoramiento y acompañamiento a lo largo de unos nueve meses, que es lo que tarda en gestarse un buen compostador.

Este esfuerzo combinado ha dado como resultado que en las diez convocatorias realizadas se hayan sumado al compostaje doméstico los habitantes de casi 12.000 viviendas unifamiliares de zonas rurales y periurbanas de toda Asturias. Si calculamos, para una media de tres miembros en cada unidad familiar, la cantidad de 300 kilos anuales de restos potencialmente gestionables con este método tan elemental como eficaz; nos da un resultado de 3.600 toneladas que cada año dejan de enviarse al vertedero central de Asturias y se reciclan, o incluso, no llegan a convertirse en residuo porque son procesadas en origen, por el propio productor del residuo, lo que la ley considera “prevención”.

El lote de productos que Cogersa entrega gratuitamente a cada hogar participante.

Este febrero de 2019 Cogersa y 58 ayuntamientos convocan a los asturianos a sumarse a una nueva campaña. Las personas interesadas deben dirigirse a su consistorio para formalizar la inscripción. Para poder participar es imprescindible disponer de una vivienda con zona verde o parcela de 50 metros cuadrados como mínimo, donde se instalará la compostadora (un recipiente diseñado para el acopio y gestión de biorresiduos). Las dudas sobre estas y otras exigencias pueden resolverse en el teléfono gratuito de atención ciudadana 900141414, en horario de mañana, y en la web del consorcio (aquí).

La inscripción está abierta en Allande, Aller, Avilés, Boal, Cabrales, Cabranes, Candamo, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, Carreño, Caso, Castrillón, Castropol, Coaña, Colunga, Corvera, Cudillero, Degaña, El Franco, Gijón, Gozón, Grado, Ibias, Illas, Langreo, Laviana, Lena, Llanera, Llanes, Mieres, Morcín, Muros de Nalón, Nava, Navia, Noreña, Oviedo, Parres, Piloña, Pravia, Proaza, Quirós, Ribadesella, Ribera de Arriba, Riosa, Salas, San Martín del Rey Aurelio, Santo Adriano, Siero, Sobrescobio, Soto del Barco, Tapia de Casariego, Tineo, Valdés, Vegadeo, Villanueva de Oscos, Villaviciosa y Villayón.

Aprendizaje acompañado y compartido en redes sociales

Los participantes aprenderán qué residuos orgánicos se pueden dedicar a este proceso (fundamentalmente restos de alimentos no cocinados, podas y siegas), en qué cantidades se debe hacer la mezcla, cómo voltearlos para que entre el oxígeno y cómo supervisar el grado de humedad, etc. Se trata de reproducir de manera controlada el proceso natural de descomposición de la materia orgánica.

En los fines de semana de mayo y junio se convocará a los participantes a los Encuentros de familias compostadoras, unas jornadas de intercambio de experiencias en Serín, donde se organizan talleres de cultivos ecológicos y se realizan visitas a las plantas de reciclaje de Cogersa.

En octubre se impartirá el segundo curso presencial, dedicado a evaluar resultados, implantar mejoras y conocer las claves de la correcta aplicación del producto obtenido en los cultivos.

Formación para el compostaje doméstico en Puerto de Vega, en Navia.

Posteriormente, en noviembre, Cogersa convocará el certamen Hago buen compost, con el que premiará a los participantes que han logrado mejores resultados. A todos los concursantes se les invita a grabar un vídeo para publicar en la red social Youtube con su experiencia y a finales de febrero se entregarán los premios (ver vídeos finalistas de ediciones anteriores).

El compostaje doméstico es una práctica que permite la autogestión (el tratamiento llevado a cabo por el propio productor del residuo) de los restos orgánicos de origen doméstico: alimentos no cocinados –frutas, hortalizas, verduras- y los desechos del huerto, las siegas y las podas. Se calcula que una familia media de tres miembros produce anualmente alrededor de 300 kilogramos de desechos de este tipo.

Más información en la web de Cogersa

Red Escuelas por el Reciclaje

`Prendas para que aprendas´es el título de las actividades de educación ambiental en familia que se proponen para este segundo trimestre del año académico en el marco del programa `Familias con clase´de la Red de Escuelas por el Reciclaje de Cogersa. Se trata de reflexionar en grupo sobre el consumo desmedido de ropa y calzado, sobre las tendencias y la moda que nos llevan a comprar de forma compulsiva, e incluso sobre la procedencia de lo que compramos, fabricado casi siempre en países en desarrollo (como China, Bangladés, India…) donde la industria opera sin respetar los derechos humanos y provocando un grave impacto ambiental.

El programa adquiere este segundo trimestre un tono más festivo coincidiendo con la celebración del Carnaval. En ese sentido, se proponen entre otras acciones, las organización de talleres para fabricar disfraces a partir de envases y materiales recuperados de la basura.

Las propuestas de trabajo que hace Cogersa a las familias y las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos/as (ampas) están adaptadas a cada nivel educativo y se resumen en un Cuaderno de actividades que se puede descargar en la web de la entidad (aquí). Se celebra un concurso de proyectos cada trimestre y los ganadores reciben un premio valorado en 500 euros.

Los requisitos de participación están disponibles en este enlace y el plazo para competir en el certamen del segundo trimestre se cierra el 15 de marzo. Todas las inscripciones y envíos de proyectos se tramitan a través de la Plataforma de actividades de Cogersa, en la web (aquí).

Leer más sobre `Familias con clase 

Red Escuelas por el Reciclaje

Las nuevas tecnologías y el lenguaje audiovisual forman parte del día a día de nuestros niños y niñas y la Red de Escuelas por el Reciclaje de Cogersa no es una excepción. Por eso un año más el concurso temático del programa que aglutina a 229 centros educativos de toda Asturias va de vídeos, en este caso de vídeos cortos y con formato publicitario, es decir spots. Respecto al contenido, el consorcio de residuos ha elegido uno de los asuntos que más preocupa en estos momentos con relación al cuidado del medio ambiente y al futuro de nuestro planeta: la excesiva presencia de plásticos en la naturaleza, una tendencia vinculada al también excesivo consumo de plásticos en todas las facetas de nuestra vida.

El concurso escolar de spots `Mejor sin plásticos´está ya convocado en la web de Cogersa donde están colgadas las Bases (descargar) con los requisitos de participación, los formatos admitidos, los plazos y los premios que recibirán los proyectos ganadores.

Para poder competir en el certamen, los centros educativos deberán inscribirse en el mismo antes del 15 de febrero. Ya en abril (entre los días 1 y 26) será el momento de publicar el vídeo o los vídeos en la red social de Youtube y remitir los enlaces a Cogersa. Cada colegio o instituto puede enviar el número de vídeos que considere oportuno.

Todos estos trámites, tanto la inscripción como el envío del anuncio, se realizarán a través de la Plataforma de solicitudes de educación ambiental en la página web de Cogersa, por parte del coordinador/a de la Red de Escuelas por el Reciclaje que hay en centro participante.

Más información aquí

Descargar las bases del concurso `Mejor sin plásticos´. 

 

Recursos para ReciclarSemana Europea Prevención Residuos

En la pasada Semana Europea de la Prevención de Residuos, celebrada entre el 16 y el 25 de noviembre, el Ayuntamiento de Grado y Cogersa propusieron a los restaurantes y sidrerías de Grado que ya tienen instalado el contenedor marrón para reciclar restos orgánicos, que dieran un paso más y tomarán medidas para reducir el despilfarro de alimentos, es decir, para evitar arrojar comida a la basura. La propuesta consiste en ofrecer a los clientes la posibilidad de llevarse a casa lo que les ha sobrado del menú y aún es aprovechable dentro de una fiambrera que se les proporciona.

A la propuesta se sumaron 15 establecimientos, que son los siguientes:

Piccolo Café Burger : Calle el Cabo, 17
Auto-Bar : Calle Flórez Estrada, 29
Restaurante La Parra : Calle Manuel Pedregal, 2
Pizzeria Buonasera : Av. Valentín Andrés, 16,
Café Exprés : Calle Manuel Pedregal, 25
Restaurante de Miguel : Calle Alonso de Grado, 4
Pimienta y Clavo : Av. los Deportes, 8
El Manantial : Calle Manuel Pedregal, 21
El Cabaño : Calle Alonso de Grado, 21
El Rincón de Fufo : Plaza Longoria, 22
Pulpería Katysan : Calle el Curato, 10
La Yenka : Calle el Curato, 1
El Mercao : Av. los Deportes, S/N
Feudo Real : Calle tras los Hórreos, 2
Bocatería Guancho : Calle Flórez Estrada, 18

Para arrancar con esta medida, Cogersa les ha abastecido de fiambreras de 700  y 1.300 ml de capacidad,  fabricadas en material reciclado y con un diseño atractivo. También ha repartido gratuitamente unos manteles individuales que incorporan un texto con trucos sencillos para que los ciudadanos podamos reducir la producción de residuo alimentario, tales como una adecuada planificación del menú semanal, la preparación de una lista de la compra que tenga en cuenta las existencias y el espacio disponible, la conservación correcta de los alimentos o la elaboración de conservas y recetas de aprovechamiento, que permiten dar excelente salida a las sobras. Además, el Consorcio entregará a los restaurantes inscritos una guía para la adopción de buenas prácticas destinadas al aprovechamiento alimentario y la correcta gestión de los residuos orgánicos.

Restaurantes responsables en Grado. FOTO: Iván Martínez

Cogersa y el Ayuntamiento de Grado trabajan desde el pasado mes de mayo en la implantación en la capital moscona de la recogida separada de materia orgánica a través de un nuevo contenedor, el marrón, el quinto contenedor. Se trata de una iniciativa que se acompaña de una intensa campaña de difusión y sensibilización entre la población y que también se está llevando a cabo de manera casi simultánea en Candás.