Red Escuelas por el Reciclaje

El Ampa del Colegio Público La Carriona de Avilés se ha vuelto a superar un año más en creatividad, imaginación y diversión en los pasados carnavales. Gracias a las actividades llevadas a cabo en el segundo trimestre del programa ‘Familias con clase’, padres y alumnos pusieron la nota original en el antroxu avilesino.

Convertidos en globos aeroestáticos, grandes y pequeños, capitaneados por un zepelin, lucieron un gran arcoiris de colores en unos originales trajes elaborados con papel marché y decorados con mucha imaginación. Para la fabricación de sus atuendos reutilizaron todo tipo de materiales; cajas de cartón y cestas de mimbre sirvieron para elaborar la barquilla, mientras que para la envoltura del globo fue de gran utilidad las lámparas de papel.

Después cada uno personalizó su globo con sus insignias o personajes favoritos: dibujos animados actuales como la patrulla canina u otros que nos transportaban un poco más lejos en el tiempo, como Marco o Willy Fog; estrellas, lazos, corazones o la bandera de Asturias, decoraban y personalizaban sus atuendos.

El carnaval reutilizado no fue la única actividad realizada durante este segundo trimestre. Desde el Centro Escolar, y gestionado por los profesores de Educación Infantil, crearon un banco de ropa para cambios en momentos puntuales en horario escolar, tanto en el aula como en el comedor. La ropa proviene de aportaciones por parte de padres y madres que colaboran con ropa y calzado que ya no les sirve a sus hijos. Aportaciones que también destinan al arcón de los disfraces, un rincón con prendas y complementos que es además un espacio para el juego.

A través del programa, en el que participan nueve aulas y veinticinco familias, también se promueve el uso de fiambreras o tuppers para llevar al centro escolar el aperitivo que se toman a media mañana, con el fin de no producir residuos innecesarios de envoltorios (papel film, papel aluminio, plásticos…), concienciando a los escolares desde pequeños.

Red Escuelas por el Reciclaje

Camisetas viejas reconvertidas en bolsas, instrumentos musicales realizados con todo tipo de material reciclado o tapetes sensoriales que invitan a los más peques a descubrir nuevas materias y formas. Son algunos de los muchos utensilios que nos encontramos en las instalaciones de la Escuela de Educación Infantil La Toba de Avilés, digna ganadora de la acreditación Triple Erre de COGERSA.

Una distinción que profesores, madres, madres y los pequeños alumnos festejaron el pasado 7 de abril con una gran fiesta que contó también con la visita del director general de Ordenación Académica e Innovación Educativa, Francisco Laviana, el gerente del Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (COGERSA), Santiago Fernández, y la concejala de Educación del Ayuntamiento, Yolanda Alonso. Esta última se sintió muy orgullosa del trabajo que se lleva a cabo en el centro. Una labor que también destacó Francisco Laviana, quien recordó además que ésta es la primera vez que un centro de Primer Ciclo de Infantil (0 a 3 años) recibe esta distinción y que se debe “a la ejemplar implicación de los progenitores en la educación ambiental de sus hijos desde las etapas más tempranas”.

Padres y madres están completamente implicados en la reducción, reutilización y reciclaje de residuos. A través de la asociación coordinan diversas actividades, como la realización de talleres de reciclaje creativo, la recogida de residuos en espacios naturales o la compra colaborativa de juguetes, baberos y mandilones.

Los pequeños recicladores de la Red de Escuelas por el Reciclaje, RER, también elaboran compost para su huerto ecológico, diseñan botes para la Semana Solidaria de Llaranes y pintan sus trabajos con viejos cepillos de dientes.
La escuela desarrolla además numerosas actividades solidarias con colectivos del entorno, como la Asociación de Llaranes, la Protectora de Animales El Trasgu, el Banco de Alimentos de Asturias, la Fundación Santa Lola y la Asociación Magaya Astur. Y en muchas de sus actividades no faltan alusiones a Avilés, como la exposición de monumentos y lugares destacados de la villa, que realizaron utilizando todo tipo de materiales reciclados.

La distinción Triple Erre, que también obtuvo el curso 2016/2017 el Colegio Público El Villar de Trubia (Oviedo), certifica el máximo esfuerzo de ambos centros tanto en la incorporación al proyecto curricular de los principios del consumo responsable y de fomento del reciclaje, como en la efectiva recogida separada de los residuos producidos en el centro (papel/cartón, envases ligeros y de vidrio). También premia que ambos colegios hayan logrado un aprovechamiento óptimo de los recursos que Cogersa pone a su disposición en el marco de la RER, junto con la gran implicación de toda la comunidad educativa y la influencia ejercida sobre el entorno social inmediato.

 

Red Escuelas por el Reciclaje

La Escuela de Educación Infantil La Toba de Avilés abrió sus puertas en el año 2006, y desde entonces la comunidad educativa se ha volcado en la reutilización y el reciclaje de los residuos generados en el centro, un trabajo por el que este año fueron distinguidos con la Triple R que otorga COGERSA en reconocimiento a esa labor. Un distintivo que Anabel Gil y Sara Pérez, representantes del centro, recogieron el pasado 4 de octubre con motivo del inicio del curso de la Red de Escuelas por el Reciclaje. Durante el acto además pusieron voz a algunos de los muchos trabajos realizados a lo largo de estos años.

En el centro, que comenzó su andadura acotando el huerto con botellas pintadas y neumáticos para sus plantas, han sabido sacar buen provecho a gran parte de los desechos que se generan en las aulas. Los pequeños artistas pintan sus trabajos con viejos cepillos de dientes convertidos en pinceles y los periódicos y cajas de frutas se transforman en cestas donde depositan sus pertenencias.

En La Toba de Avilés, los viernes los mandilones se llevan a casa en los saquines, bolsas realizadas con viejas camisetas aportadas por las familias. Aquí, las bolsas de plástico hace tiempo que están en desuso.

Por la edad de los escolares (comprendidas entre los 0 y 3 años), la implicación de las familias es fundamental para sacar adelante muchos de los proyectos. Así que manos a la obra todos juntos, desde hace cinco años, cada Navidad elaboran sus propios adornos a partir de pequeñas piezas de madera y se monta el Belén con todo tipo de material reciclado.

No faltan en sus proyectos las recogidas solidarias de juguetes y alimentos o el programa ‘Un mar de vida’ con el que se anima a las familias a recoger los residuos de las playas.

Y siguiendo en esa la línea de implicación de las familias, grandes y pequeños diseñaron y crearon juegos tradicionales asturianos con los que fomentan la participación y la creatividad de los más pequeños.

Con los objetivos puestos en reducir residuos y reutilizar lo máximo posible, el centro lleva su trabajo más allá de sus aulas. Siempre que pueden, participan en las actividades que se realizan en la zona, como la XIV Semana Solidaria de Llaranes, donde colaboraron en el mercadillo, con la venta de botes de leche y cereales transformados en galleteros, y latas en portalápices.

Con el comienzo del nuevo curso, el centro tiene las vistas puestas en los nuevos proyectos, mientras continúa con su dinámica: elaboran el compost para su huerto ecológico, las comidas se sirven en vajillas reutilizables y los pequeños se divierten con las botellas de plástico convertidas en maracas.

 

Más campañas

Campaña La Lata que ConservaEstrenamos el verano y con ello llega el calorcito, y un aumento en el consumo de latas para refrescarnos. Refrescos que no sólo consumimos en nuestros hogares, sino también en la playa, parques y demás espacios naturales. Para disfrutar todos de estos espacios conviene recordar que con el simple gesto de depositar el envase en el contenedor amarillo estamos evitando que estos recipientes de metal continúen siendo residuos sólidos después de 500 años.

Por este motivo y para concienciar de la importancia de esta simple práctica, Ecoembes y Cogersa han puesto en marcha la campaña “La Lata que Conserva”. Una iniciativa, que se ha presentado en Avilés, y que llegará también a Gijón, Siero, Mieres y Langreo con el fin de sensibilizar a los asturianos de la importancia de depositar los envases metálicos en el contenedor amarillo, junto a los envases de plástico y briks.

Ecoembes, la organización ambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases domésticos en toda España, impulsa esta iniciativa que llegará en los próximos días a estos municipios para motivar a los asturianos y asturianas en la separación de los envases domésticos en sus hogares, especialmente en lo relativo a los metálicos (latas de conservas y de refrescos). Lo hará además a través de un stand en el que los ciudadanos podrán participar en un entretenido juego didáctico.

Con un pequeño gesto todos contribuiremos a mantener nuestras playas, ríos y zonas naturales limpias y bien conservadas para disfrutar de ellas este verano.