CompostajeNoticias

El consorcio de residuos de Asturias, Cogersa, y los Ayuntamientos llevan colaborando en la implantación de la autogestión domiciliaria de restos orgánicos de la huerta y la cocina desde 2009, lo que comúnmente se ha dado en llamar`compostaje doméstico´. Regalan a cada familia que lo solicita un contenedor especial para la descomposición de la mezcla (la compostadora), junto a un cubo marrón para separar los biorresiduos e incluso una especie de hierro con forma de hélice que sirve para remover lo que se va pudriendo en el interior del gran recipiente. Pero sobre todo regalan formación, asesoramiento y acompañamiento a lo largo de unos nueve meses, que es lo que tarda en gestarse un buen compostador.

Este esfuerzo combinado ha dado como resultado que en las diez convocatorias realizadas se hayan sumado al compostaje doméstico los habitantes de casi 12.000 viviendas unifamiliares de zonas rurales y periurbanas de toda Asturias. Si calculamos, para una media de tres miembros en cada unidad familiar, la cantidad de 300 kilos anuales de restos potencialmente gestionables con este método tan elemental como eficaz; nos da un resultado de 3.600 toneladas que cada año dejan de enviarse al vertedero central de Asturias y se reciclan, o incluso, no llegan a convertirse en residuo porque son procesadas en origen, por el propio productor del residuo, lo que la ley considera “prevención”.

El lote de productos que Cogersa entrega gratuitamente a cada hogar participante.

Este febrero de 2019 Cogersa y 58 ayuntamientos convocan a los asturianos a sumarse a una nueva campaña. Las personas interesadas deben dirigirse a su consistorio para formalizar la inscripción. Para poder participar es imprescindible disponer de una vivienda con zona verde o parcela de 50 metros cuadrados como mínimo, donde se instalará la compostadora (un recipiente diseñado para el acopio y gestión de biorresiduos). Las dudas sobre estas y otras exigencias pueden resolverse en el teléfono gratuito de atención ciudadana 900141414, en horario de mañana, y en la web del consorcio (aquí).

La inscripción está abierta en Allande, Aller, Avilés, Boal, Cabrales, Cabranes, Candamo, Cangas de Onís, Cangas del Narcea, Carreño, Caso, Castrillón, Castropol, Coaña, Colunga, Corvera, Cudillero, Degaña, El Franco, Gijón, Gozón, Grado, Ibias, Illas, Langreo, Laviana, Lena, Llanera, Llanes, Mieres, Morcín, Muros de Nalón, Nava, Navia, Noreña, Oviedo, Parres, Piloña, Pravia, Proaza, Quirós, Ribadesella, Ribera de Arriba, Riosa, Salas, San Martín del Rey Aurelio, Santo Adriano, Siero, Sobrescobio, Soto del Barco, Tapia de Casariego, Tineo, Valdés, Vegadeo, Villanueva de Oscos, Villaviciosa y Villayón.

Aprendizaje acompañado y compartido en redes sociales

Los participantes aprenderán qué residuos orgánicos se pueden dedicar a este proceso (fundamentalmente restos de alimentos no cocinados, podas y siegas), en qué cantidades se debe hacer la mezcla, cómo voltearlos para que entre el oxígeno y cómo supervisar el grado de humedad, etc. Se trata de reproducir de manera controlada el proceso natural de descomposición de la materia orgánica.

En los fines de semana de mayo y junio se convocará a los participantes a los Encuentros de familias compostadoras, unas jornadas de intercambio de experiencias en Serín, donde se organizan talleres de cultivos ecológicos y se realizan visitas a las plantas de reciclaje de Cogersa.

En octubre se impartirá el segundo curso presencial, dedicado a evaluar resultados, implantar mejoras y conocer las claves de la correcta aplicación del producto obtenido en los cultivos.

Formación para el compostaje doméstico en Puerto de Vega, en Navia.

Posteriormente, en noviembre, Cogersa convocará el certamen Hago buen compost, con el que premiará a los participantes que han logrado mejores resultados. A todos los concursantes se les invita a grabar un vídeo para publicar en la red social Youtube con su experiencia y a finales de febrero se entregarán los premios (ver vídeos finalistas de ediciones anteriores).

El compostaje doméstico es una práctica que permite la autogestión (el tratamiento llevado a cabo por el propio productor del residuo) de los restos orgánicos de origen doméstico: alimentos no cocinados –frutas, hortalizas, verduras- y los desechos del huerto, las siegas y las podas. Se calcula que una familia media de tres miembros produce anualmente alrededor de 300 kilogramos de desechos de este tipo.

Más información en la web de Cogersa

Red Escuelas por el Reciclaje

`Prendas para que aprendas´es el título de las actividades de educación ambiental en familia que se proponen para este segundo trimestre del año académico en el marco del programa `Familias con clase´de la Red de Escuelas por el Reciclaje de Cogersa. Se trata de reflexionar en grupo sobre el consumo desmedido de ropa y calzado, sobre las tendencias y la moda que nos llevan a comprar de forma compulsiva, e incluso sobre la procedencia de lo que compramos, fabricado casi siempre en países en desarrollo (como China, Bangladés, India…) donde la industria opera sin respetar los derechos humanos y provocando un grave impacto ambiental.

El programa adquiere este segundo trimestre un tono más festivo coincidiendo con la celebración del Carnaval. En ese sentido, se proponen entre otras acciones, las organización de talleres para fabricar disfraces a partir de envases y materiales recuperados de la basura.

Las propuestas de trabajo que hace Cogersa a las familias y las Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos/as (ampas) están adaptadas a cada nivel educativo y se resumen en un Cuaderno de actividades que se puede descargar en la web de la entidad (aquí). Se celebra un concurso de proyectos cada trimestre y los ganadores reciben un premio valorado en 500 euros.

Los requisitos de participación están disponibles en este enlace y el plazo para competir en el certamen del segundo trimestre se cierra el 15 de marzo. Todas las inscripciones y envíos de proyectos se tramitan a través de la Plataforma de actividades de Cogersa, en la web (aquí).

Leer más sobre `Familias con clase 

NoticiasSemana Europea Prevención Residuos

La Semana Europea de la Prevención de Residuos o European Week for Waste Reduction (EWWR) se celebra un año más también en Asturias con el impulso de COGERSA y con la participación de 123 organizadores de todo tipo (desde ciudadanos a título particular, hasta ayuntamientos, colegios, empresas, asociaciones…), que han programado para estos días nada menos que 171 acciones que impulsan la reducción del volumen y la toxicidad de los desechos.

Entre otras acciones, se programarán mercadillos de compraventa o trueque de productos de segunda mano, charlas y proyecciones de documentales, recogida de muebles y objetos usados para entidades sociales de recuperación como Emaús y acciones de publicidad interna en las empresas. También se sustituirán envases de usar y tirar por otros reutilizables, se elaborarán bolsas de la compra con viejas camisetas, se convocarán talleres de reparación de electrodomésticos, de manualidades con materiales recuperados de la basura y clases para fabricar en los hogares productos de limpieza sin componentes potencialmente tóxicos.

El objetivo de los promotores a nivel europeo es fomentar una reflexión colectiva sobre la necesidad de reducir la generación de residuos y sus componentes más tóxicos, algo que pasa ineludiblemente, por consumir de forma responsable, reutilizar, reparar, donar… El año pasado se impulsaron 13.410 acciones en 30 países.

En 2018 el lema escogido es Time to detox, y con él se aspira a impulsar acciones que disminuyan el uso de componentes potencialmente contaminantes o nocivos como, por ejemplo, los presentes en los productos de jardinería, limpieza del hogar o impresión de documentos (leer más…). A modo de ejemplo se ha editado una guía para preparar tus propios productos de limpieza a partir de componentes naturales como vinagre, zumo de limón o bicarbonato. Puedes descargarla en este enlace.

La reutilización de los objetos usados alarga su vida útil y evita que entren en la fase de residuo (FOTO: Laura Caraduje)

Entre las 17 entidades públicas que organizan alguna acción en Asturias destacan la Autoridad Portuaria de Gijón y la empresa municipal Emulsa; esta última promueve en el concejo un amplio programa de actividades que combina, entre otras acciones, la recogida de muebles y enseres a beneficio de la fundación social Emaús o el uso de una aplicación móvil (ReusApp) para la donación de aparatos electrónicos y juguetes (leer sobre el programa de Emulsa en la EWWR). También impulsan acciones otros siete ayuntamientos: Belmonte de Miranda, Carreño, Coaña, El Franco, Grado, Langreo y Laviana.

En la categoría de entidades educativas, participan 61 colegios e institutos, con una actividad especialmente intensa en el IES Valle de Aller, que el año pasado logró ser finalista en los Premios Europeos de Prevención; el Colegio La Salle de La Felguera (Langreo), el IES número 1 de Gijón, el Colegio Público Gloria Rodríguez, de Soto del Barco, y la Escuela Infantil La Toba, de Avilés.

Además, 13 ciudadanos, a título personal, se han animado a inscribir sus ideas de reducción de residuos y consumo responsable. Se trata de vecinos de Avilés, El Franco, Gijón, Navia, Oviedo, Siero y Tapia de Casariego. Sus propuestas van desde fabricar manualmente cestos o comederos para pájaros con periódicos y envases viejos hasta publicar en sus redes sociales recetas de cocina con sobras o consejos cotidianos para evitar la generación de desperdicios: comprar a granel, rechazar los envoltorios de plástico, etcétera.

También hay 10 participantes en la categoría asociaciones y onegés, como el Club de Calidad, el Mercado Artesano y Ecológico de Gijón con el proyecto creativo de ideas llamado El árbol de la Vida, la Asociación de Vecinos La Luz (Avilés), la Federación de Polígonos Industriales de Asturias o la fundación Humana Pueblo a Pueblo. Asimismo, colaboran 22 empresas privadas, como los grupos PFS y Lacera, Bayer Hispania, Celtibérica de Minipuntos Limpios o Voltaje Norte S.L.

Por otro lado, una treintena de ayuntamientos se ha sumado a la acción común convocada por Cogersa para recoger ropa, calzado, complementos y textil del hogar a beneficio de la organización Cáritas Koopera Asturias. Los ciudadanos interesados en colaborar puede

La prevención de residuos es la primera parte de la jerarquía europea de tratamiento: el mejor residuo es el que no se produce (Foto: Laura Caraduje)

n hacerlo tanto en los puntos habilitados en edificios municipales, como en la red de puntos limpios de Cogersa (aquí) y los contenedores rojos de Cáritas Koopera (ver aquí). El listado de todas las zonas de recogida está disponible en la web www.cogersa.es y en el teléfono el 900 14 14 14 (ver listado de puntos de recogida municipal).

 

 

NoticiasSemana Europea Prevención Residuos

El Consorcio de residuos ha enviado una carta a todos los alcaldes y alcaldesas de Asturias carta alcaldes SEPR 2018   en la que les invita a sumarse a una nueva gran recogida de objetos usados con fines solidarios que, como en años anteriores, tendrá lugar en el marco de la Semana Europea de la Prevención de Residuos 2018. En esta ocasión Cogersa colaborará con Cáritas Koopera Asturias en la organización de una donación masiva de ropa, calzado, complementos y textiles del hogar.

Los consistorios interesados en participar y promover esta acción en su municipio deben formalizar la inscripción en la web del Consorcio antes del 9 de noviembre, en la plataforma de actividades (aquí). Cogersa ha editado una  Ficha_técnica con más información de la acción común que puede consultarse en este enlace.

Los/as vecinos/as tendrán la opción de realizar las aportaciones entre los días 17 y 25 de noviembre, bien en los puntos de recogida que marque cada Ayuntamiento, bien en la red de puntos limpios de Cogersa (consultar en la web) e incluso en el punto limpio móvil que cada mes recorre una treintena de pequeños concejos (leer más).

Asimismo, las donaciones podrán seguir realizándose en la red de contenedores rojos que Cáritas Koopera Asturias tiene instalados en numerosos municipios de la región.

Un contenedor de Cáritas en uno de los puntos limpios de Cogersa (Carreño).

El objeto de esta recogida es la ropa, el calzado, los complementos y el textil del hogar sea cual sea su grado de conservación. Desde Cáritas Koopera Asturias explican que los productos serán sometidos a un proceso de “triaje” mecánico y manual en la planta de reciclaje que la entidad posee; de forma que los que estén en buen estado, serán canalizados a las tiendas solidarias (Cáritas Kooper Store) donde serán vendidos como bienes de segunda mano; mientras que los que presenten un mayor deterioro, serán llevados a fábricas de reaprovechamiento del material en forma de nuevos tejidos o subproductos (cotones de uso industrial, láminas de aislamiento acústico, etc.).