¡LARGA VIDA AL MATERIAL ESCOLAR!

Libros de texto, uniformes, material deportivo, estuches, carpetas, mochilas…, la lista de material necesario para la comenzar un nuevo curso escolar puede llegar a ser infinita; de tal manera que el gasto que debe desembolsar una familia por cada estudiante oscila entre un mínimo de 300 y un máximo de 600 euros. Pero, ¿realmente es necesario estrenar cada curso todos estos materiales? ¿Por qué nos hemos acostumbrado a clasificarlos como materiales fungibles y no como los objetos duraderos que verdaderamente son muchos de ellos?

Muchos centros educativos en Asturias tienen clara esa diferencia y, con distintos modelos de organización, desarrollan iniciativas para fomentar el intercambio de todo tipo de material escolar.

http://www.rtpa.es/sociedad:Una-de-cada-tres-familias-espanolas-no-podra-afrontar-los-costes-del-material-escolar_111346257318.html

El ejemplo más destacado del que tenemos constancia en COGERSA es el Colegio Público La Llamiella de Langreo cuyo banco de material escolar pone en evidencia que las experiencias de compra colectiva o intercambio entre particulares son un éxito desde el punto de vista económico, social y ambiental, además de constituir un ejemplo de buenas prácticas con valor pedagógico para los alumnos y alumnas.

En el centro langreano, cada curso, las familias entregan una cantidad económica determinada por alumno. Se trata de una cuantía significativamente inferior al gasto medio para material escolar en España (los 300-600 euros mencionados), pero con los fondos recaudados colectivamente se logra costear la adquisición de todo lo necesario para todo el año académico y todos los niños y niñas matriculados. ¿No es una excelente idea?

El material se gestiona como propiedad del centro y cada usuario es responsable de mantenerlo en buen estado, para que un año después pueda ser utilizado por otros compañeros.

En el Colegio Santa Teresa de Jesús de  Oviedo el intercambio organizado es de uniformes escolares. Todo el proceso comienza cuando los padres y alumnos ceden los trajes que se van quedando pequeños: ahí comienza el trueque que siempre beneficia a quienes más lo necesitan.

Pero seguro que hay muchos más ejemplos como estos que tú puedes contarnos. La crisis económica con la consecuente reducción de los ingresos familiares, junto al aumento del precio de los libros de texto y la subida del IVA de septiembre de 2012, ha hecho que proliferen las iniciativas para fomentar el intercambio y la reutilización de estos productos.

 Participa en el 4º Reto de la campaña HRO compartiendo en nuestro blog las experiencias que conozcas de intercambio, trueque o compraventa de objetos de segunda mano. Deja tu comentario en El Reto y participarás en el sorteo de 12 vales de compra valorados en 15€ cada uno para canjear en las tienda de la entidad de inserción social RiquirraqueEmaus.

 

 

Valora
[Total: 0 Media: 0]

One comment

  • Me encanta que se piense de esta manera, a ver si alargamos más la vida de estos útiles! Que tenemos muchas formas y nada difíciles. Muy buen artículo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.