Recursos para Reciclar

En la villa de los olímpicos el cubo marrón ya está integrado en las cocinas de sus vecinos. Su implantación ha sido todo un éxito. Prueba de ello es que un mes después de la puesta en marcha de esta iniciativa, 1.852 hogares cuentan ya con cubiletes marrones en su domicilio, facilitando la separación de los restos orgánicos de la cocina.

A este nuevo modelo de recogida de residuos, desarrollado por el Ayuntamiento de Carreño y el Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias (COGERSA), también se han adherido un total de 71 establecimientos de hostelería, tiendas de alimentación y locales con comedores colectivos.

El servicio de recogida separada de materia orgánica se realiza a través del sistema ‘puerta a puerta’ con cubos de color marrón que ha instalado COGERSA los martes y los viernes. Esos días no se colocan los cubos negros de basura no separada para evitar esta fracción esos dos días.

Este nuevo servicio, que se asemeja al de otras ciudades europeas y que también está funcionando en Grado, se completa con una treintena de contenedores especiales dotados de una llave para acceder a depositar los residuos orgánicos. Un total de 1.267 usuarios ya disponen de estas llaves para los contenedores marrones ubicados en varios puntos estratégicos de la villa.

Todo este proceso ha ido acompañado de una intensa campaña de educación ambiental, con talleres y sesiones formativas e informativas que han tenido una gran aceptación entre la población candasina.

Puedes ver aquí el álbum de fotos de la instalación en Candás del quinto contenedor.

Consultar noticia en el Diario El Comercio.

Ver noticia en La Nueva España.

Recursos para Reciclar

Recoger menos días a la semana la basura mezclada, implantar la recogida de materia orgánica y recordar a los vecinos la importancia de usar el punto limpio y los contenedores azules, amarillos y verdes. Esa es la combinación de actuaciones que el Ayuntamiento de Grado está poniendo en marcha en la capital del concejo para impulsar el reciclaje y modernizar su servicio de recogida de residuos, convirtiéndolo en un modelo más eficiente desde el punto de vista económico y ambiental.

El alcalde del municipio, José Luis Trabanco, y el presidente de Cogersa, Fernando Lastra, presentaron las novedades en un acto con los medios el pasado 2 de mayo. Todos los cambios se acompañarán de una campaña de educación ambiental y publicidad que tratará de formar y sensibilizar a los vecinos y vecinas de Grado para que se impliquen en el reciclaje. Se trata de un modelo al estilo de ciudades europeas y de otras regiones españolas.

La campaña de apoyo tiene un coste inicial de 55.900 euros (IVA excluido) y se articulará en dos fases: una que arranca la primera semana de mayo con el buzoneo de folletos informativos e imanes para cada vivienda, y otra de refuerzo que se iniciará a principios de octubre. Además, se impulsará un plan de publicidad en internet, redes sociales, prensa, radio y exteriores.

A partir del día 14 de mayo habrá diferentes puntos informativos en los que educadores ambientales informarán a los vecinos de los objetivos del nuevo servicio de recogida de residuos y sobre la importancia de usar el contenedor marrón. Los restos orgánicos constituyen cerca del 40% de la basura mezclada que se envía al vertedero central desde los domicilios particulares, el comercio y la hostelería. El mismo día se iniciarán también las visitas a productores singulares: tiendas de alimentación, restaurantes, comedores colectivos de hoteles y residencias, entre otros. Las actuaciones teatralizadas darán un toque de humor a la acción formativa.

El día 15 comenzarán los cursos con grupos vecinales y la interacción directa con usuarios de supermercados de la villa, a quienes también se dirigirán los técnicos especializados.

Dos semanas después, el 1 de junio, arrancará la recogida separada de materia orgánica por parte de Cogersa, fecha a partir de la cual se podrán poner en práctica los conocimientos adquiridos y comprobar que la fracción resto se reduce sustancialmente en cada vivienda.

El consejero de Medio Ambiente felicitó al alcalde de Grado y a la corporación municipal por su capacidad para implantar una innovación que supondrá un salto significativo en los datos de reciclaje del concejo. Una acción similar se iniciará próximamente en Candás.

 

 

NoticiasRecursos para Reciclar

El quinto contenedor se está implantando en el municipio de Llanera a buen ritmo: el servicio de recogida separada de materia orgánica se ofrece desde 2017 a los habitantes de los núcleos poblacionales de Santolaya, Soto de Llanera, Villabona y San Cucao, tras llegar en 2016 a Lugo y Posada.

El alcalde de Llanera, Gerardo Sanz, y el gerente de COGERSA, Santiago Fernández, presentaron la última ampliación con la que se llega a ofrecer la participación en el reciclaje de biorresiduos a 9.032 habitantes, de los 13.892 que tiene el concejo, es decir, al 65 por ciento de la población.

Por el momento, son 707 las familias  que han solicitado un cubo de color marrón en el que poder depositar de forma clasificada los restos biodegradables de la cocina y de la huerta que pueden reciclarse en la planta de biometanización de COGERSA, es decir: alimentos cocinados y no cocinados, cáscaras de frutos secos, pan y servilletas o pañuelos de papel, esencialmente. El Ayuntamiento les ha dado una llave con la que pueden abrir los contenedores especiales instalados en la vía pública y dejar los biorresiduos. Un camión recoge los restos tres veces por semana, en días alternos, y los traslada hasta Serín.

También hay 24 establecimientos de hostelería inscritos en la recogida separada de biorresiduos y cuatro centros educativos. A todos ellos se les ha proporcionado un contenedor marrón de 120 litros de capacidad y varias charlas de formación. El servicio, que es totalmente gratuito, se ofreció a una treintena de restaurantes, bares y cafeterías, así como a los ocho colegios y al IES.

En 2017 el concejo de Llanera entregó en la planta de biometanización de COGERSA un total de 120.000 kilogramos de fracción orgánica. El alcalde ha mostrado su confianza en que esta cifra aumente significativamente en este año y en los siguientes a medida que las familias implicadas vayan adquiriendo el hábito de usar el contenedor marrón y tan pronto como el resto de vecinos y vecinas se decidan a solicitar el servicio. “Con la ayuda de Cogersa, estamos poniendo en marcha un modelo eficaz de recogida selectiva que, junto a la construcción del punto limpio, va a ayudar a impulsar el reciclaje en el concejo y a aproximarnos a buen ritmo al objetivo legal de separar el 50% de los residuos municipales en 2020”, ha reseñado Sanz.

Por su parte Fernández anunció que Cogersa volverá a convocar este año las ayudas a los Ayuntamientos para la implantación del quinto contenedor, con un presupuesto total de un millón de euros para el ejercicio, que es el mismo que se viene habilitando, por acuerdo de la junta de gobierno de la entidad, desde 2013. A este apoyo se suma la bonificación del coste del tratamiento (biometanización), de tal forma que el reciclaje los residuos orgánicos que llegan clasificados a la planta de Serín resultan gratuitos para los Ayuntamientos.

“En 2017 adjudicamos ayudas por importe de 588.751,12 euros y queremos seguir ampliando esta cantidad”, ha destacado el gerente de Cogersa. Fernández ha puntualizado asimismo que la materia orgánica representa el 38% de la llamada bolsa negra, es decir, de los residuos domésticos, de la hostelería y de los comercios que llegan mezclados a Serín y se depositan en el Vertedero Central de Asturias; 392.000 toneladas en 2016.

Leer la noticia en La Nueva España

Leer la noticia en El Comercio 

Recursos para Reciclar

Los vecinos y vecina de Cangas del Narcea ya no tienen excusas para no implicarse cada vez más en el reciclaje. El nuevo punto limpio construido por Cogersa junto a la estación de transferencia de Tebongo ofrece a los particulares y a los pequeños empresarios un servicio de proximidad de recepción clasificada de los residuos que por su gran tamaño (como los muebles, los electrodomésticos, los escombros de obras, y otros) o por su componentes potencialmente tóxicos (pinturas, fluorescentes, pilas, baterías, aceites, etc.), no pueden entregarse al servicio viario de recogida. Además, la nueva instalación pretende erradicar para siempre los vertidos ilegales de los paisajes del municipio y disminuir sustancialmente la cantidad de basura mezclada que se envía directamente al vertedero central de Asturias, en Gijón.

 El equipamiento entró en servicio el pasado mes de septiembre, tras finalizar la obra que supuso una inversión de 226.870 euros que llevó a cabo el Consorcio para la Gestión de Residuos Sólidos de Asturias, con el apoyo parcial del Ministerio de Medio Ambiente, dentro del Programa de Prevención de Residuos. El consejero de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, Fernando Lastra, quien preside Cogersa, acudió a la inauguración con el alcalde, José Víctor Rodríguez, y el gerente de la entidad supramunicipal, Santiago Fernández.

A los tres meses de funcionamiento, el horario del punto limpio se ha ampliado y flexibilizado para lograr adaptarlo a la demanda de los vecinos y a sus hábitos cotidianos. Se abre incluso los sábados y de martes a viernes en horario de mañana y de tarde; el lunes, solo hasta las 14:30 horas.

El alcalde señala que la prioridad del Ayuntamiento es facilitar todo lo posible a los cangueses el acceso a un servicio que repercutirá en el cuidado del entorno natural más cercano, además de aumentar los datos de reciclaje del municipio y su contribución al desarrollo sostenible de Asturias. Rodríguez también destaca que “al reciclar más, se llevan menos residuos al vertedero de Serín y de esa forma, disminuye la factura que Cangas del Narcea paga a Cogersa”. La recogida del papel/cartón, los envases ligeros (latas, briks, botes y botellas de plástico, etcétera) y el vidrio que realiza el Consorcio resulta gratuita para el Ayuntamiento y para los vecinos, por cuanto se paga con cargo a los fondos que aportan los sistemas integrados de gestión Ecoembes y Ecovidrio y con la venta de materiales reciclados.

Nuevo punto limpio de Cangas del Narcea

El punto limpio de Tebongo tiene más de una veintena de contenedores de diferentes tamaños para albergar de forma temporal y por separado los desechos potencialmente tóxicos o de gran tamaño que se generan en domicilios, comercios, establecimientos hosteleros y en las pequeñas empresas. Su uso es gratuito para los particulares, si bien las pequeñas empresas han de pagar un canon por el servicio en su calidad de productores de residuos. Se trata en su mayoría de empresas de construcción que llevan allí los escombros de obras menores y reformas. Casi todos los residuos de los puntos limpios se someten a procesos de recuperación material, una vez trasladados por Cogersa a las instalaciones centrales de Serín.

El punto limpio ocupa unos 1.200 metros cuadrados dentro del recinto de la estación de transferencia donde se reciben, acopian y preparan para el traslado hasta Serín todos los residuos urbanos de los municipios del suroccidente asturiano.

Está asistido permanentemente por un operario de Cogersa que es quien atiende a los usuarios y se responsabiliza de la limpieza y conservación de las instalaciones.

El de Cangas del Narcea es uno de los catorce puntos limpios que Cogersa gestiona de forma directa en toda Asturias. Además, en los municipios de menor población y recursos financieros, se construyen las llamadas `áreas de recepción de voluminosos´ para los restos vegetales, muebles, chatarras y otros de gran tamaño. El servicio se completa en estas localidades con un punto limpio móvil, el camión que recorre una vez al mes una treintena de concejos para recoger los restos tóxicos e inflamables que se generan en las viviendas. En Gijón y en Avilés, los puntos limpios los gestionan los propios Consistorios.

Cogersa cuenta desde 2005 con un plan plurianual de inversiones en la ampliación y modernización de la Red de Puntos Limpios de Asturias, que dispone de una partida de casi 14 millones de euros. El objetivo es dotar de este tipo de instalaciones a todos los concejos de más de 5.000 habitantes, además de abrir áreas de voluminosos en las zonas rurales. Anualmente se recogen ya cerca de 40.000 toneladas de residuos potencialmente tóxicos o de gran tamaño en estos equipamientos.

Leer noticia en La Nueva España

Leer noticia en El Comercio