Noticias

Una nueva edición de la Semana Europea de la Prevención de Residuos, la undécima ya que coordina Cogersa en Asturias, se pone en marcha bajo el tema central de los residuos invisibles, aquellos que se generan durante la fabricación de un producto y que el consumidor final no ve. En total, se han inscrito 102 entidades asturianas que desarrollarán 161 acciones encaminadas a la reducción, reutilización y reciclaje de residuos hasta el próximo domingo 29.

Así, participarán 22 ayuntamientos, 8 entidades públicas, 50 centros educativos (47 de los cuales están también en la Red de Escuelas por el Reciclaje), 8 asociaciones, 10 empresas y 4 particulares.

En esa línea, Cogersa abre el plazo de su “Operación #nomesobra”, un concurso con el que busca las ideas más innovadoras y originales para evitar el despilfarro de alimentos en la cocina de cualquier hogar. Dirigido a todo tipo de público, se desarrollará a través de las redes sociales, donde los participantes podrán subir sus ideas en formato de fotografía o vídeo a lo largo de toda la semana. En diciembre, COGERSA dará a conocer las tres mejores propuestas -que se llevarán un premio directo- y además realizará un sorteo de 50 kits del reciclaje entre todos los participantes.

Para completar esta acción, este domingo 22 el experto gastronómico Darío Escudero ofrecerá un showcooking en directo a través del Facebook del consorcio en el que cocinará un plato principal y un postre en 45 minutos. Se emitirá en abierto para todos los que deseen conectarse. Aquí encontrarás toda la información sobre el concurso y el showcooking.

Dentro de la SEPR, también estará en marcha la campaña “Rapacin@nline” de donación de ordenadores, para que todos aquellos que vayan a retirar su PC puedan depositarlo en los lugares habilitados por toda Asturias y asegurarse de que tendrá una segunda vida. Se trata de una iniciativa impulsada desde la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad del Principado por la que se encargarán de poner el ordenador a punto, borrar su disco duro, instalar los programas necesarios y entregárselo a un niño que lo necesite.

Además, en la misma línea del concurso que propone Cogersa, se han registrado diferentes iniciativas encaminadas a frenar el despilfarro de alimentos, así como otras muy centradas en el eje central de este año (los residuos invisibles) o en la gestión de la materia orgánica y el uso del contenedor marrón. Acciones como elaborar un recetario para cocinar con sobras, crear una calculadora de residuos invisibles o un mapa digital donde poder consultar las tiendas más sostenibles del barrio son algunas de las propuestas recibidas para esta edición.

En la pasada, Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA) y las asociaciones de centros de idiomas resultaron ganadoras en Europa en su categoría correspondiente (empresa y asociaciones/ONGs, respectivamente). Además, el IES Fernández-Vallín, de Gijón, fue finalista en la categoría de centros educativos. Las tres propuestas habían sido seleccionadas por Cogersa.

Noticias

Cocinar se ha vuelto en estos tiempos una forma de hacer de la necesidad, virtud. Lo más recomendable para nuestra salud es quedarnos en casa y en este contexto nos las hemos ingeniado para sacarle partido a todas las actividades que podemos hacer desde nuestro hogar. Entre ellas, cocinar es una de las que gana por goleada. Productos como las harinas o la levadura desparecieron de los supermercados durante las semanas de confinamiento previas al verano.

Ahora que las últimas medidas adoptadas vuelven a recordarnos la importancia de limitar las salidas sólo a lo imprescindible, te traemos una serie de consejos para que, cuando te pongas ante los fogones, lo hagas optimizando tus recursos y sin generar despilfarro alimentario.

Consejos básicos

  • Cocina la cantidad justa de alimentos en función del número de comensales. Utiliza una báscula o un recipiente medidor para evitar excederte en las raciones. En cualquier caso, los excedentes siempre se pueden convertir en una buena ensalada o una estupenda sopa. ¡Sé creativo!
  • Sirve la cantidad justa, vale más pasarse de menos que de más. Lo primero tiene remedio, lo segundo no. Las raciones demasiado grandes acaban llenado el cubo de la basura. Ten en cuenta que no todos comemos las mismas cantidades. Adapta las raciones y los platos a la edad y hábitos alimentarios de cada persona.
  • Sigue un patrón de consumo de alimentos inteligente. Planifica las comidas y vete a comprar sólo cuando sea necesario, será bueno para tu salud y para tu presupuesto doméstico. Entra en este enlace si quieres más consejos sobre cómo realizar una buena compra.
  • Utiliza las sobras en primer lugar. Siempre pueden convertirse en parte de una deliciosa comida y son una fuente de creatividad e inspiración. ¡Dales una oportunidad! Eso sí, recuerda que las sobras no deberían guardarse durante más de tres días y siempre en la nevera.

En la cocina

  • Aprovecha los trozos de frutas y verduras que todavía se pueden comer. No te olvides de lavarlos muy bien antes de consumirlos.
  • Algunas verduras pueden haber perdido el buen aspecto que tenían, pero todavía se pueden comer. Haz de las sopas y los estofados tus aliados, ¡no te defraudarán!
  • Lava siempre todas las cazuelas y recipientes. Si algunos envases de salsas son difíciles de aprovechar córtalos por la mitad y aprovecha las últimas cucharadas de tu salsa favorita con la ayuda de una espátula.
  • Si vives solo, cocina más cantidad y congela porciones individuales.
  • Recuerda que siempre es mejor descongelar la comida en la nevera que en el microondas. El proceso de descongelación será más homogéneo en toda la superficie de la comida y ahorrará energía.

No te olvides de…

  • Estar pendiente de las fechas de caducidad de los alimentos. Consume los alimentos perecederos en fecha, antes de que acaben en la basura.
  • Utiliza recipientes herméticos reutilizables para conservar las sobras y evita así el uso de plástico transparente o papel de aluminio. Tener una gran cantidad de recipientes herméticos en casa nos ayudará a conservar mejor los alimentos; podemos guardar también los quesos y otros productos lácteos, se conservarán durante más tiempo y en mejores condiciones.
  • Deja enfriar los restos de comidas antes de congelarlas. Cuando introducimos alimentos calientes en la nevera o en el congelador alteramos el proceso de enfriamiento, ya que el aparato necesita más energía para mantener la temperatura estable. Ahorrará energía si deja los alimentos durante un rato en un sitio fresco hasta que se enfríen.
  • Depositar en el contenedor marrón o en tu compostadora los restos orgánicos que ya no se puedan aprovechar. ¡Siempre hay forma de darle una segunda vida a nuestros residuos!

 

Información basada en los materiales elaborados para la Semana Europea de la Prevención de Residuos en 2014

Noticias

Saber organizarse en la cocina con una rutina que nos evite tener que volver pronto al supermercado y aprovechar todos los productos que ya tenemos en casa se ha vuelto en estos tiempos quizás más necesario que nunca. En un momento en el que las recomendaciones sanitarias nos vuelven a recordar la importancia de permanecer en casa, evitar el contacto directo entre personas y reducir las salidas sólo a lo esencial, compartimos este post con los mejores consejos para planificar bien nuestras compras.

Antes de ir al súper:

  • Haz una lista para asegurarte de comprar solo aquello que de verdad necesitas.
  • Comprueba la despensa y la nevera. Mira qué tienes en los armarios de la cocina y en el frigorífico: podrás saber qué alimentos tienes todavía almacenados pendientes de consumir.
  • Planifica tus comidas. Te ayudará a realizar una compra más saludable y te permitirá diferenciar entre lo “impulsivo” y lo “esencial”.

En la compra:

  • Evita comprar comida que no sea necesaria solo porque esté de oferta. Las ofertas pueden ser tentadoras, pero antes de adquirirlas debemos asegurarnos de que vamos a poder consumir toda la cantidad comprada.
  • Prioriza la venta a granel. Esto reducirá la cantidad de envases que nos llevamos a casa y supone una manera de elegir solo la cantidad de producto que necesitamos.
  • Lee las etiquetas de los productos y fíjate bien en la fecha de caducidad.
  • Busca el mejor momento para ir a comprar. Si vamos al súper con hambre acabaremos comprando más comida de la necesaria.

En casa:

  • Organiza bien las zonas de almacenaje de alimentos. Revisa la distribución de los armarios de aquellos productos no perecederos y ordena los estantes de la nevera (en este post tienes más información sobre cómo optimizar tu frigorífico).
  • Los productos más antiguos deben ser los más visibles. Los alimentos que llevan más días deben estar colocados en primera línea de las estanterías y las sobras se deberían consumir antes de comprar nuevos alimentos. Esta rutina evitará que se desperdicie comida, nos ayudará a ahorrar dinero en la compra y evitará desplazamientos innecesarios al supermercado.
  • Apuesta por la cocina con sobras. Si te faltan ideas, en COGERSA hemos editado un libro con 40 recetas que puede servirte de inspiración. ¡Descárgatelo aquí!

Y recuerda cerrar el círculo: ¡¡deposita siempre los restos orgánicos no aprovechables al contenedor marrón o a tu compostadora!!

Información basada en los materiales elaborados para la Semana Europea de la Prevención de Residuos en 2014

Noticias

Se estima que en torno a un tercio de toda la comida producida en un año (unos 1.300 millones de toneladas) acaba pudriéndose en los cubos de basura o estropeándose debido a un transporte y unas prácticas de recolección deficientes. Así lo recoge la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, que apuesta por una producción y consumo responsables en su objetivo 12.

Desde cada hogar podemos aportar nuestro granito de arena y contribuir a frenar este despilfarro alimentario. ¿Cuántas veces has tenido que tirar comida a la basura porque se quedó olvidada en una esquina? ¿O porque no estaba a su temperatura ideal? En este post recopilamos los principales consejos para sacarle el máximo partido al frigorífico y conservar los alimentos más frescos durante más tiempo.

En primer lugar, y antes de hacer la compra, aprovecha un momento en el que tengas la nevera en mínimos para terminar de vaciarla y dejarla bien limpia y desinfectada. Una vez puesta al día, procura limpiarla con regularidad, incluso los rincones más incómodos, con la ayuda de un cepillo. Un frigorífico desinfectado supone menos posibilidades de enfermedades transmitidas por alimentos y contaminación.

Así, una vez que vuelvas del supermercado con la compra semanal, podrás dejar todo colocado en su sitio:

Estantes superiores

Los estantes superiores son la parte más cálida. Aquí guardaremos alimentos lácteos (yogures, quesos, postres…) y huevos.

Estantes medios

Productos cocinados y listos para consumir.

Parte inferior

Es la zona más fría, por eso es el lugar óptimo para colocar alimentos perecederos como carnes, aves y pescados. Así también evitamos que los jugos de estos alimentos puedan contaminar otros de manera accidental.

Cajones

El cajón inferior debemos reservarlo para frutas y verduras. Si tienes una nevera nueva, es probable que tengas dos cajones, uno para cada tipo. Es importante que, si es tu caso, mantengas esa distinción, ya que el de las verduras está calibrado para productos de alta humedad (las verduras se marchitan más lentamente cuando hay humedad) y el de las frutas está calibrado para baja humedad (las frutas se pudren más lentamente cuando hay poca humedad).

Además, hay otra razón para mantener estos productos separados: el gas que emiten algunas frutas puede hacer que las otras se echen a perder prematuramente. Hablamos de aguacates, plátanos, nectarinas, melocotones, peras, ciruelas y tomates. Si es posible, deberías mantener estas frutas fuera de la nevera.

Puerta

Esta es la zona más caliente del frigorífico y más susceptible a las fluctuaciones de temperatura. Aquí se pueden colocar aquellos alimentos que no necesitan de mucho frío para conservarse, como por ejemplo, mahonesa, bebidas, margarinas, salsas…

Esta información se ha elaborado a partir de la “Guía práctica para reducir los desperdicios alimentarios” desarrollada por el grupo Unilever en línea con la estrategia del ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente “Más alimento, menos desperdicio”.